Cojera en los niños: lo que usted debe saber

Cojera en los niños: lo que usted debe saber

 

La cojera en los niños se define como la desviación del patrón de marcha normal que se espera para la edad de un infante en desarrollo. Ortopedia infantile

Para el médico puede ser un problema difícil de diagnosticar, ya que las causas abarcan múltiples sistemas de órganos e incluso puede influir la asimetría corporal del paciente.

Por lo tanto, para llegar a un buen diagnóstico influye tanto de la edad del paciente, la etiología, el tipo de alteración de la marcha o la localización anatómica de la patología sospechosa, ya que de eso dependerá si el caso se remite a un especialista en ortopedia infantil o habría que realizar una nueva valoración facultativa.

 

¿Cómo se puede clasificar la cojera en los niños?

Lograr un diagnóstico en este tipo de afecciones puede ser un verdadero reto, incluso para los profesionales de la salud más experimentados y esto es debido a que la mayor parte de las veces son pacientes que no suelen dar muchos detalles.

Normalmente, los trastornos que causan una marcha anormal pueden dividirse según el patrón de cojera y la edad en que aparece la afección.

En el caso de los niños, el pediatra es el médico que generalmente hace el primer acercamiento, por lo tanto, habría que considerar tres grupos de edad: los niños pequeños, que incluyen a los que están aprendiendo a caminar (de uno a tres años); los niños en edad escolar, con un patrón de marcha más maduro (de cuatro a 10 años); y los adolescentes (de 11 a 15 años).

Esto significa, que el médico debe tomar en cuenta distintos elementos para cada grupo etario, esto con el fin de obtener una evaluación más precisa, sobre todo teniendo en cuenta que existen factores que, por la edad, se pueden presentar eventualmente, como por ejemplo la asimetría corporal en niños que presenten un crecimiento muscular de las piernas no acorde con la edad, lo cual evidentemente puede afectar la bipedestación del paciente.

Para ello, los médicos especializados en ortopedia infantil deben realizar las debidas pruebas a fin de optimizar la probabilidad de obtener un diagnóstico precoz acertado.

 

¿Cómo detectar si un niño padece de cojera infantil?

Tengamos en cuenta primero, que por regla general los niños suelen comenzar a caminar alrededor de los 12 meses apoyándose, bien sea con las manos o en objetos fijos y que a los 18 meses empiezan a caminar de manera independiente.

Sin embargo, es posible detectar algunos movimientos que no se encuentran coordinados al 100%, donde el patrón de la caminata se mantendrá inmaduro hasta alrededor de los cinco años, y alcanzando un patrón de marcha totalmente coordinada a los siete años de edad.

La mayoría de las veces, son los padres quienes detectan que algo no va bien con la marcha del infante, bien sea a través de una valoración visual o bien porque en algunos casos, la cojera en los niños suele ir asociada con dolor sobre alguna de las piernas.

 

¿Cuál es el tipo de cojera más común en los niños?

El tipo de cojera en los niños más común se caracteriza por tener una marcha de tipo antálgica, rápida y con una carga mínima de peso sobre la extremidad dolorosa.

Adicionalmente, a través de la exploración física dinámica, complementada con la inspección de los signos de localización, como la inflamación y los síntomas postraumáticos, que suelen estar presentes, y la palpación cuidadosa de las zonas afectadas en las que el niño siente dolor, el médico podría obtener un diagnóstico muy acertado sobre la dolencia en cuestión.

Como en la mayoría de los temas en los que tenga que ver la salud, la detección temprana es clave para lograr corregir a tiempo este tipo de situaciones. Pediatría

This website was created for free with Own-Free-Website.com. Would you also like to have your own website?
Sign up for free